Después del mormonismo, ¿Qué?

confusedboy.:DESPUÉS DEL MORMONISMO, ¿QUÉ? ¿Qué hace un mormón cuando él o ella se libera del mormonismo?

Puede que te estés preguntando: “¿y ahora qué hago?” Por fin te libraste del “rebaño” del mormonismo, pero ahora te sientes desesperadamente perdido y sin dirección…

¿CÓMO LLEGASTE A ESTE PUNTO?

La Iglesia mormona te dijo cómo pensar, a dónde ir, qué hacer y cómo hacerlo. Tenías tu Manual de la Iglesia aprobado por la Presidencia de la misma para tu estudio y edificación espiritual. Conservaste tu fe con los Hermanos y líderes locales de la iglesia. Se te dijo que simplemente siguieras al Profeta y todo se haría seguro.

Llevabas contigo una tarjeta de membresía que te servía para ingresar al templo. Pasaste tus exámenes con el Obispo local, el Presidente de la Estaca, y con todos los demás que habían sido proclamados como autoridades sobre ti. Memorizaste todas las canciones desde la primaria, memorizaste unas cuantas Escrituras del Libro de Mormón, te vestías como todos los demás en la iglesia, hablabas como todos los demás, servías sin reservas como todos los demás. De hecho, eras un clon viviente de todos los demás en el mormonismo.

Conocías los horarios de las reuniones que te asignaron y hacías hincapié en la importancia de estar allí a tiempo con tu traje dominguero mientras te apresurabas a conseguir tu asiento preferido en la Capilla. Sabías dónde se ubicaba la Residencia de la iglesia, a qué “ward” habías sido asignado y quién era tu Presidente de Estaca. Nunca tuviste que pensar acerca de lo que estabas haciendo, porque estabas haciendo lo que todos los demás parecían estar haciendo. No estabas sólo. Creías que había seguridad en ser parte del grupo. Eras oficialmente uno del “rebaño.” Deseabas lo mismo que todos los demás, una seguridad de que Dios te amaba a ti y a tu familia y que Él tenía un lugar para ti en la Eternidad. Sentías que tu casi demencia por las horas de asignaciones incontables de mayordomía, era la evidencia de que estabas haciendo todo lo que podías para asegurarte un lugar en el Reino Celestial con Dios. ¿Estoy en lo correcto con respecto a todo esto?

¿QUÉ VAS A HACER AHORA?

Esto va a ser divertido amigos. Ya que has elegido librarte de las tareas absurdas que estorbaban mucho de tu tiempo, ¿qué vas a hacer ahora que te has bajado del tren? Ya no estás eligiendo ser una abeja obrera mormona, corriendo inconscientemente de reunión en reunión, de tarea en tarea, de evento en evento. Te habían mantenido tan ocupado que nunca habías estado realmente libre para pensar por ti mismo y para conversar íntimamente con Dios de la manera en que Él quería. Ya no hay nadie diciéndote lo que debes hacer ahora, nadie llamándote por teléfono, nadie del obispado viniendo a tu casa para darte un nuevo llamado, no más maestros de Hogar o visitas de maestros con pastelillos. ¡Nada! Ahora vas a tener que hacer tus propios pastelillos.

ERES LIBRE PARA…

Ahora eres libre para pensar; eres libre para actuar de manera responsable y estás libre para caminar con Cristo según el propósito de su Evangelio para ti. Puede que esta nueva sensación de libertad espante a algunos; pero es ansiosamente aceptada por otros. Tu corazón se siente libre, pero tu mente y los años de hábitos semanales pueden estar llevándote trastornadamente a sentirte obligado a prepararte para la siguiente reunión, pero ya no hay más reuniones. Ya no hay hombres declarando una “autoridad sacerdotal” sobre tu vida y aconsejándote agresivamente acerca de lo que no debes hacer, o recordándote de tu responsabilidad por tu “llamado” en la iglesia y no más trampas de culpabilidad incansables.

Puede que estés batallando con aceptar el hecho de que tienes permiso para pensar por ti mismo nuevamente. Sin embargo, Dios te dio una mente y ahora finalmente tienes la oportunidad para utilizarla. En este momento eres libre para tener comunión con Dios en un nivel más personal y de buscar la obra que Él ha previsto para ti, sin alguien que te diga que has sido “debidamente llamado” para servir en cualquier capacidad que ellos pensaran que fuera mejor para ti. El impacto de la autoridad se ha ido ya. Ahora están sólo tú y Dios. ¿Comprendes esto? ¡Sólo tú y Dios!

¡Ahora todo se trata de tu relación con Jesús! El entendimiento básico y fundamental acerca de Quién es Cristo, lo qué Él ha hecho por ti, lo que Él significa para ti, y lo que Él verdaderamente desea para ti, ¡es lo que liberará a tu espíritu!

“y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres… Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”—Juan 8:32, 36 **

Deshazte de las “Escrituras” Obras Estándares ofrecidas por la Iglesia SUD. Considera la posibilidad de deshacerte de las versiones antiguas de la Biblia y adquirir una traducción moderna, como la Nueva Versión Internacional ola Biblia de las Américas. El leer la Biblia en tu lenguaje contemporáneo será refrescante para ti, porque por primera vez comenzarás a entender lo que la Biblia realmente está diciendo.

Recuerda, no tiene nada especial el lenguaje arcaico de las versiones antiguas. Nadie habla de esa manera en la actualidad y Dios naturalmente no va a considerar más sagrados a los que hablan de tal manera que los que hablan en un español moderno. Por eso te recomiendo que consigas una Biblia que puedas leer realmente y entender. Entonces, con el paso del tiempo, comenzarás a conocer verdaderamente el mensaje de Cristo y cómo se aplica a tu vida.

¡NO TE ESTÁS VOLVIENDO LOCO!

Existen muchas emociones que un ex-mormón experimenta cuando él o ella se baja de la rueda de ardilla del mormonismo. Sentimientos de traición, ira, desconfianza, temor, depresión y confusión son tan sólo el inicio de una lista que podría continuar y continuar. Sin embargo, cada persona que comienza a pensar por sí misma, tal como Dios quiso que fuera la mente creativa del hombre, comenzará a experimentar al mismo tiempo, una sensación de libertad y un sentimiento de estar perdido, sin dirección.

Dios ha estado esperando que abras los ojos para ver la vida como debía ser realmente. Si te sientes perdido es sólo porque te has vuelto acostumbrado a que te digan cómo saltar, cuándo saltar, y qué tan alto debes saltar para recibir tu “gloria” en el Reino de Dios. ¿No están ya un poco cansadas tus piernas? ¡Las mías lo estaban! Dios nunca estableció juegos de saltos en la tierra que requirieran que la gente pasara por tantos aros tontos para conseguir un poco de bienes inmobiliarios celestiales. Entonces, ¡deja de saltar! Ya no necesitas seguir jugando el juego de “Simón dice” (un juego infantil donde Simón le dice a uno lo que debe hacer y esa persona lo debe hacer a la perfección para poder ganar).

Debes creerme con respecto a lo siguiente; las religiones orientadas a las obras, como el mormonismo, no son nada más que un juego creado por personas con el objetivo de controlar a muchas mas personas tanto como se pueda. A los miembros de la iglesia mormona les encanta jugar la versión religiosa del juego “Simón Dice.” No se dan cuenta de que tan sólo están jugándolo con la esperanza de obtener una mirada aprobatoria de los demás y puntos espirituales. La aprobación de los compañeros de uno es una tontería y es estresante. No tienen nada que ver con la aprobación de Dios sobre tu vida. ¿Por qué no ser aprobado por Dios al colocar toda tu confianza en el sacrificio suficiente de Jesucristo por tus pecados? Eso es lo que realmente importa. ¿Te sientes mejor ahora?

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” —2 Corintios 5:21

“…y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.” —Filipenses 3:9

OLVIDANDO EL PASADO Y SALIENDO ADELANTE…

“…sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”—Filipenses 3:12-14

Se requerirá de tiempo el aprender a olvidar lo que ha sido profundamente incrustado en tu cerebro, amigo mío. Sé paciente contigo mismo. Si tú has sido mormón desde tu niñez, las raíces de lo que te han dicho se desarrollaron profundamente, pero sin importar cuanto tiempo hayas estado involucrado, se requerirá de tiempo para desprogramarte y también para desprender tus sentimientos de todo esto.

Recuerda que este juego mental mormón fue hecho por hombres, no por Dios. Fuiste programado para sentarte, sonreír, dar tu testimonio, decirle a tus amigos que las familias pueden estar juntas para siempre, servir en la misión, casarte con un misionero, ir al templo con frecuencia, pagar todo el diezmo, dar ofrendas de ayuno, proporcionar servicio comunitario, servir en el “ward”, enseñar, llamar a los demás “hermanos” y “hermanas,” protegerte a ti mismo utilizando vestimentas santas, llevar a cabo el bautismo por los muertos, buscar y juntar tu genealogía, recordar tu nuevo nombre secreto que te dieron en el templo, las señales, penalidades y las promesas asociadas con cada uno de ellos. ¡Santo cielo! ¿Estabas estresado? ¡No eras el único!

Ahora es el momento para deshacerte de tus vestimentas del templo. Si honestamente crees que estas pueden protegerte, arrójalas al fuego y siéntete agradecido de no estar en ellas mientras las observas quemarse; o puedes pedir prestada una pistola y disparar un agujero en ellas. ¿Por qué hacer esto? Porque Superman nunca las utilizó y no existe ninguna razón para creer la falsedad de que estas sean capaces de protegerte. No son mágicas ni misteriosas y no detienen las balas. Los emblemas sagrados cosidos en ellos también son tontos. Te lo puedo comprobar. Mira los signos y emblemas utilizados en la Masonería Libre. Encontrarás que los emblemas del mormonismo son utilizados en la Masonería, e incluso también ¡tienen significados similares dentro de la Logia Masónica!

Mormon Temple Garment Compass
Masonic Compass and Square
Mormon Temple Garment Square
Compás en las Vestiduras del Templo Mormón
Compás y Escuadra Masónica
Escuadra en las Vestiduras del Templo Mormón

¿Puedes ver que José Smith fue influenciado por la Masonería? ¿Sabías que él mismo era Masón? Oh, ¡ahora tus ojos comienzan a abrirse! Mientras estamos en este tema, ¿y qué hay de aquellos apretones de manos sagrados con los que te saludarán los ángeles que se encuentran como centinelas en las puertas del cielo? Bueno pues, los Masones ya reclamaron el derecho a aquellos apretones también. El problema es que los Masones han existido por mucho más tiempo que los mormones. Por favor, no vayas a pensar que Dios es Masón. No lo es. Todo esto fue diseñado por hombres en sus clubs y sociedades secretas para hacer que sus seguidores crean que son superiores a los demás. Incluso el lenguaje utilizado en el templo es parecido a los derechos y rituales del mormonismo.

Mormon Aaronic Handshake
Masonic Handshake
Apretón de Manos del Sacerdocio Aarónico Mormón
Apretón de Manos Masónico

Como puedes ver, José Smith no fue muy astuto por sí solo, pero fue brillante en adaptar los apretones de manos, signos y símbolos de la Masonería a su foro religioso. Luego, adjuntó la afirmación de promesas misteriosas de parte de Dios si te unías a su club religioso. ¡Funcionó! La gente corrió hacia esto como si fueran los secretos “sagrados” de Dios para la humanidad. José se nombró a si mismo como el Profeta para causar influencia religiosa. La gente se vistió con esta ropa interior chistosa, memorizaron sus líneas y aprendieron los rituales requeridos en el velo y les lavaron sus cerebros internamente para que creyeran que posiblemente habían obtenido el estatus de “Dioses” y “Diosas,” “Sacerdotes” y “Sacerdotisas” en el Cielo, siendo destinados a vivir felices para siempre. Mientras tanto, José disfrutó de los privilegios de su autoridad autoproclamada, sus múltiples esposas, posición y estatus religioso, dinero e incremento de sus bienes raíces en la iglesia. Disfrutó de estas cosas hasta que unos tipos se cansaron de sus mentiras y actividades polígamas y lo mataron.

Es absolutamente increíble, ¡pero hemos sido engañados! Deja de leer las publicaciones de la iglesia para que puedas descubrir por ti mismo que la historia no es como los demás quieren que tú creas que fue. No aceptes tan sólo mi palabra. Realiza tu propia investigación de la verdad y verás también que la comida espiritual que José Smith servía, ya no es deliciosa. José no era todo lo que la iglesia dice que fue. Nos sentimos tan felices de que hayas decidido dejar sobre la mesa tu tenedor y quitarte la servilleta. ¡Tu primer desafío es dejar de utilizar esa vestimenta loca! Ya no tienes necesidad de vestir esa ropa interior extraña. ¡Disfruta tu libertad y sé atrevido! Elige ropa interior de colores y mira cómo te sientes mañana. ¡Sé libre al fin!

ENFRENTANDO A TUS AMIGOS MORMONES…

Una de las cosas que tendrás que enfrentar es el hecho de que tus amigos en la iglesia no entenderán tu libertad nueva. Ellos no comprenderán cómo pudiste permitir que esta “salvación eterna” percibida se escapara de entre tus dedos. Ellos se preguntarán, “¿Qué rayos sucedió con tu testimonio?” Tienes que percatarte de que ellos todavía están absorbidos por el final “felices para siempre” de este libro de cuentos del mormonismo. Sólo perdónalos y ora por ellos para que el Espíritu Santo de Dios abra sus ojos. Quizás más adelante podrás ayudarles a dudar de sus creencias y ser el instrumento para guiarlos a salir de esta carrera de ratas del mormonismo. Por ahora, ellos te verán con ojos compasivos y se preguntarán qué te ha sucedido.

¿No quisieras ser tan miserable como ellos? Ellos ahora se sienten traicionados por ti, ya que deben llevar las cargas del mormonismo solos sin tu ayuda. La miseria ama la compañía y ahora tú ya no estás allí. Ellos simplemente no se permitirán asimilar la idea de que no existen “Profetas” verdaderos en la iglesia SUD, sino que tan sólo un “Presidente” y dos “Consejeros” (es decir, Vicepresidentes) de la Sociedad de la Iglesia. Píensalo; ¿cuándo fue la última vez que tuvieron alguna revelación nueva de importancia? Su sociedad tiene una Junta de Directores llamados “Apóstoles” y varios vendedores de liderazgo global, tales como los miembros de los “Setenta.” Los misioneros que venden el mormonismo de puerta en puerta. Todos ellos tienen grandes historias segados con una sola meta, expandir su organización para asegurar su supervivencia.

Sería mejor que dijeran algo parecido a lo siguiente y ser honestos acerca de sus intenciones:

“¡Por favor, todos continúen trabajando gratuitamente a cambio de las bendiciones que hemos acordado para ustedes con Dios! Tenemos las conexiones ya que somos la iglesia verdadera. Nuestros líderes lo oyeron del mismo Dios. No más preocupaciones, ¡sólo sigan trabajando en aquello para lo que fueron llamados ya que tenemos un gran costal de bendiciones en el Cielo para ustedes!”

Eso fue fuerte, ¿no es así? Me disculpo si herí algunos sentimientos, pero algunas veces necesitamos decir las cosas como son para exponer sus intenciones secretas. Afortunadamente, más y más personas están viendo la verdad tal como es, no como “los Hermanos” la hacen parecer y están abandonando el mormonismo para buscar a Dios tal como Jesucristo lo prescribe en la Santa Biblia.

“Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: ‘AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODAS TUS FUERZAS, Y CON TODA TU MENTE; Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.’ ”—Lucas 10:25-27

Cristo hizo que las cosas fueran tan sencillas. Ama a Dios y ama a tu prójimo como a ti mismo. Ahora, esto no es tan difícil de entender, ¿cierto? La gente que tiene motivos ocultos, ha echado a perder su mensaje bajo una “religión organizada.” Todos nosotros nos dejamos llevar por el esplendor de algo más grande y mejor, pero Dios no necesita algo “más grande y mejor” para difundir su mensaje a la humanidad. Él nos dio a Cristo. Ahora, este es tu tiempo para un descubrimiento reanudado de todo lo que Cristo quiso que tuvieras y lo que Dios quiere que seas solamente “en Él.”

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.”— Filipenses 3:7-9

Tu búsqueda ahora se debe enfocar en descubrir quién eres realmente en Cristo y qué es lo que significarás para otros quienes necesitan ver a Cristo a través de ti. Ahora obtendrás un mejor entendimiento de lo que realmente significa un ministerio y cómo se aplica a ti. Descubrirás que Dios desea que te unas a Él en su obra, obra que Él ya ha comenzado en ti y alrededor de ti.

“porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” — Filipenses 2:13

Descubre la obra que Dios tiene para ti y mira en dónde encajas en la familia de Cristo al visitar a diferentes iglesias cristianas en tu localidad. Encuentra una iglesia que enseñe la Biblia versículo por versículo y que apoye tu crecimiento en Cristo. No tengas temor de considerar un grupo de estudio Bíblico dentro de tu congregación. Por primera vez, puede que aprendas algo que tenga mucho sentido, ¡y podrás darte cuenta de que en realidad no estás sólo!

Por lo tanto, no te preocupes por los apretones de manos secretos, por vestir ropas especiales, o mantener una cierta apariencia para impresionar a las personas o a Dios. La mayoría de los cristianos son personas normales, como tú y como yo. Las corbatas y los vestidos ya no se requieren. Ahora los pantalones de mezclilla son aceptables. He descubierto que las sandalias en mis pies y los pantalones anchos son apropiados para los domingos calurosos. A nadie le importa. La gente viene desde todas las sendas de la vida y de muchas circunstancias diferentes. Cristo aún nos acepta como somos, y no tiene expectativas ridículas con respecto a ti. Él quiere que lo recuerdes a Él y lo que Él ha hecho, y que vivas para Él cada día. ¡Eso es todo! Algún día quizás estarás listo para compartir este mensaje con un amigo, ya que el evangelio es gratuito para todos aquellos que lo quieran recibir. Las vestimentas no son requeridas. ¡Así que relájate! Encuentra de nuevo el mensaje de Cristo y el amor de Dios, y esta vez, por las razones correctas.

QUITANDO TU NOMBRE DE LA IGLESIA MORMONA…

Cuando abandoné la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, di un paso atrevido y les pedí que quitaran mi nombre de sus registros y cancelaran mi membresía. ¿Sabes lo qué ocurrió? En realidad recibí una carta de Salt Lake City accediendo finalmente a mis deseos. Pero ellos requerían de un proceso, o mejor dicho, saltar a través de sus aros legales corporativos para poder cumplir con mi demanda. Así que escribí mi carta de un modo en particular para evitar que enviaran miembros del Obispado a acosar mi puerta. Si gustas, puedes leer mi carta de renuncia y utilizarla como un modelo para escribir la tuya.

Las buenas noticias son que ahora, finalmente, estoy ¡libre para Dios! Él puede usarme como Él lo desee. Mi relación con Dios ha tomado una dimensión nueva y refrescante. Ah… ¿puedes olerlo? La contaminación se ha levantado, y una brisa refrescante de la montaña ha levantado mis alas espirituales.

Aquí hay algo que puedes considerar. Algún día, puede que elijas ser rebautizado en Cristo y honrarle abiertamente al renovar tu fe en Él. Está bien que comprometas tu vida de nuevo. Piensa en ello como deshacerte de lo viejo y levantarte de nuevo. Tu elección de ser rebautizado te brindará una “ruptura sana” de tu pasado. Eso sucedió conmigo. Fue mi manera de poner un punto al final de la historia mormona. Un gran punto, y todo fue terminado. ¡Libre por fin!

Es refrescante ser un seguidor de Cristo y un instrumento para Dios dirigido por Él. Realmente todo se trata de nuestra relación con Él, y con nadie más. No pueden hacer nada mejor que esto, mis amigos. ¡De ningún modo! Al abandonar el mormonismo y adoptar la simplicidad de Cristo, simplemente decidí cortar al intermediario e ir directamente a Dios. Haz lo mismo y Él te sorprenderá.

Recuerda, ¡no estás sólo! Existen congregaciones cristianas alrededor de ti que te amarán abiertamente y te aceptarán tal como eres. Encuentra una iglesia que encaje mejor con tu personalidad, que supla tus necesidades y donde puedas servir en libertad. Recuerda, Cristo te acepta como eres y los cristianos verdaderos te acogerán y te amarán con el amor que Cristo da. Aprende de otros cristianos y comparte con otros el gozo que has encontrado. Deja que tu búsqueda de Dios comience con la frescura del Espíritu de Cristo y permite que te guíe a la paz, el crecimiento y entendimiento. Es una búsqueda que bien merece de tu tiempo pues te traerá bendiciones eternas. Finalmente puedes relajarte, reflexionar, sin influencias externas detrás de ti. Ahora están sólo tú y tu Dios. Precioso pensamiento, ¿no es así? ¡Sólo tú y Dios!

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” — Mateo 11:28-30

De este modo, si tienes familiares y amigos en el mormonismo que se han apartado de ti, date cuenta de que nunca han tenido el amor de Cristo en ellos. Recuerda, tú no has denunciado a Cristo, sino que únicamente has quitado toda interferencia entre tú y Dios. Así que sé paciente con ellos y ámales con el amor de Cristo. A su tiempo, puede que ellos maduren para apreciar tu actitud hacia la vida, tu amor por el evangelio y el ministerio de fe que Dios ha comenzado a realizar en ti y a través de ti. Recuerda, no puedes alimentar a la fuerza a alguien que no quiere comer. Sólo permíteles ver cuán deliciosos son los frutos del verdadero evangelio de tu lado de la cerca. Un día, puede que ellos elijan comer contigo, ¡y qué glorioso será ese día para ti y para tus amados!

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” —Filipenses 4:6-7

Amigos míos, sean bendecidos en Cristo, Chuck

Para obtener mayor información, lee:

bullets Lea la historia de Chuck y su salida del mormonismo.

bullets Cómo Remover Tu Nombre De Los Registros De Membresía De La Iglesia Hormona

bullets ¿Cómo puedo conocer la voluntad de Dios y evitar las decepciones de Satanás? (4witness.org)

bullets Nuestra respuesta a la preocupación de un mormón: “¡Necios ciegos! ¡Ustedes tenían un testimonio! ¡¿Por qué no vuelven todos a casa?!”

=========

** Todas las citas de las Escrituras han sido tomadas de la Versión Reina Valera 1960.

Print Friendly

This post is also available in: Inglés Portugués, Portugal