El progreso eterno

Temple Square in Salt Lake City

.:EL PLAN DE FELICIDAD DEL PADRE CELESTIAL

Mormon.org dice:

“El plan de salvación de Dios responde a las grandes preguntas de la vida, tales como: ‘¿De dónde vengo?’ ‘¿Cuál es mi propósito en la vida?’ ‘¿Qué sucederá cuando me muera?’… Tu vida no comenzó con tu nacimiento… El Padre celestial creó tu cuerpo espiritual, y tú viviste con Él antes de que nacieras en la tierra… Tu propósito al dejar la presencia de Dios para venir a la tierra incluye el obtener un cuerpo físico, obtener experiencia, y aprender a tomar decisiones correctas. …La muerte física es un paso hacia adelante en el plan del Padre Celestial. …Si has creído en Jesucristo, te has arrepentido de tus pecados, y has seguido sus mandamientos, tu podrás disfrutar de la vida eterna en la presencia del Padre Celestial.” (Traducido del inglés)

LO QUE MORMON.ORG NO TE DICE ACERCA DEL PLAN DEL PADRE CELESTIAL

La “Madre Celestial” y la preexistencia

  • El mormonismo enseña que tú naciste como un bebé espiritual, proveniente de un Padre Celestial y una Madre Celestial. Mientras que Mormon.org menciona la enseñanza mormona de que la humanidad preexistió con Dios en los cielos antes de venir a la tierra, no menciona que el mormonismo también enseña que Dios tiene por lo menos una esposa en el Cielo a quien utiliza para procrear las multitudes de cuerpos espirituales que poblan los cuerpos mortales de la gente aquí en la tierra. Por eso, según el mormonismo, tú naciste como un bebé espiritual de una “Madre” Celestial, esposa de Dios. ¿Puedes imaginar a una sola esposa poblando todo este planeta con miles de millones de personas? ¡Sería una tarea enorme! Esta es una de las razones por la que algunos líderes antiguos del mormonismo enseñaron que Dios tuvo muchas “esposas” para ayudarle. Observe las siguientes citas de algunos líderes mormones:

    “En el Cielo, donde nacieron nuestros espíritus, existen muchos dioses, cada uno de los cuales tiene su propia esposa o esposas, las cuales les fueron dadas antes de su redención, estando aún en su estado mortal. Cada Dios, por medio de su esposa o esposas, hace surgir una numerosa familia de hijos e hijas;…pues cada padre y madre estará en la condición para multiplicar por siempre. En cuanto cada dios haya engendrado muchos millones de espíritus masculinos y femeninos… él, en conexión con sus hijos, organiza un mundo nuevo,… donde él envía los espíritus tanto masculinos como femeninos para habitar en tabernáculos de carne y hueso. Por lo tanto, cada Dios forma un mundo para acomodar a sus propios hijos e hijas… Se requiere que los habitantes de cada mundo hagan reverencia, adoren y sirvan a su propio padre, quien mora en el cielo en el que ellos habitaron anteriormente.” —Apóstol Mormón Orson Pratt, The Seer (El vidente), 1853 (1990 ed.), vol. 1, p. 37 (Traducido del inglés).

    “Si nadie más que los Dioses es permitido engendrar hijos inmortales, resulta que cada Dios debe tener una o más esposas… Pero si tenemos una Madre Celestial al igual que un Padre Celestial, ¿no sería correcto adorar a la Madre de nuestros espíritus igual que al Padre? No; pues el Padre de nuestros espíritus está a la cabeza de su grupo familiar, y sus esposas e hijos deben rendir la obediencia más perfecta a su grandiosa Cabeza.” —Apóstol Mormón Orson Pratt, The Seer (El Vidente), 1853 (1990 ed.), vol 1, pp. 158-159 (Traducido del inglés)

    “Ustedes verán el momento en el que tendrán millones de hijos a su alrededor. Si son fieles a vuestros convenios, serán madres de naciones. Se convertirán en Evas de tierras similares a esta; y cuando hayan ayudado a poblar una tierra, habrán millones de tierras aún en el curso de la creación.”—Brigham Young (2do Profeta Mormón), Journal of Discourses (Diario de discursos), vol. 8, p. 208 (Traducido del inglés).

    “Porque así como tenemos un Padre en los cielos, también tenemos una Madre allí; una Madre glorificada, exaltada, enaltecida.” —Achieving A Celestial Marriage (Logrando un matrimonio celestial), manual del estudiante mormón, p. 129 (Traducido del inglés).

    “Expresamente nos es dicho que Dios es el Padre de los espíritus, y si vamos a comprender el carácter literal de esta verdad solemne, nos es preciso entender que debe existir una madre de estos espíritus.”—Artículos de fe (1890), 1980ed., Apóstol James E. Talmage, p. 486

La creencia mormona de llegar a ser Dioses

  • Los mormones creen que el propósito de esta vida es trabajar para llegar a ser, después de la muerte, un Dios al igual que el Padre Celestial. Esta doctrina de que los hombres pueden convertirse en dioses es una enseñanza fundamental del mormonismo que está notablemente ausente de la explicación del Plan del Padre Celestial en el sitio Web Mormon.org. Incluso el fundador del mormonismo, José Smith, proclamó: “El primer principio del evangelio es saber con certeza la naturaleza de Dios… en un tiempo fue hombre como nosotros… y vosotros mismos tenéis que aprender a ser Dioses…” (Enseñanzas del profeta José Smith, compilación de José Fielding Smith, pp. 427-428) ¡Uno se pregunta cómo es que tal “primer principio” del Evangelio mormón puede estar ausente del sitio Web oficial de la iglesia mormona! Note las siguientes declaraciones con respecto a la doctrina de que los hombres pueden convertirse en dioses hechas por muchos Profetas y Apóstoles prominentes del mormonismo:

    ¡Dios una vez fue como nosotros ahora; es un hombre glorificado!… El primer principio del evangelio es saber con certeza la naturaleza de Dios… en un tiempo fue hombre como nosotros; Sí, que Dios mismo, el Padre de todos nosotros, habitó sobre una tierra, como Jesucristo mismo lo hizo… Esta pues es la vida eterna: conocer al solo Dios sabio verdadero; y vosotros mismos tenéis que aprender a ser Dioses, y a ser reyes y sacerdotes de Dios, como lo han hecho todos los Dioses antes de vosotros…”—Enseñanzas del profeta José Smith, compilación de José Fielding Smith, 1954, pp. 427-428

    “El Señor nos creó a ti y a mí con el propósito de que lleguemos a ser Dioses como Él mismo. …Somos creados, nacemos con el propósito expreso de crecer, desde el estado más bajo de la humanidad, para llegar a ser Dioses como nuestro Padre en los Cielos.” —Brigham Young (2do Profeta Mormón), Journal of Discourses (Diario de discursos), vol. 3, p. 93 (Traducido del inglés).

    Los profetas mormones continuamente han enseñado la verdad sublime de que Dios, el Padre Eterno, una vez fue un hombre mortal quien experimentó la instrucción de una vida terrenal similar a la que nosotros estamos atravesando ahora. Él llegó a ser Dios —un ser glorificado— por medio de la obediencia a las mismas verdades del Evangelio eterno que se nos dan hoy en día con la oportunidad de obedecerlas. …En Junio de 1840, Lorenzo Snow [5to Profeta mormón] formuló la frase célebre: “Como el hombre es, Dios fue una vez; como Dios es, el hombre puede llegar a ser.’ ” The Gospel Through the Ages (El Evangelio a través de las edades), 1945, Milton R. Hunter, pp. 104-106 (Traducido del inglés).

    “Jesucristo, nuestro redentor y salvador, nos ha dado nuestro mapa, un código de leyes y mandamientos mediante los cuales podemos lograr la perfección y, finalmente, la divinidad. Este conjunto de leyes y ordenanzas es conocido como el evangelio de Jesucristo, y es el único plan que exaltará al género humano.”—Spencer W. Kimball (Apóstol y 12vo profeta Mormón), El milagro del perdón, p.12

    Como descendientes de Dios, tenemos sus atributos en nosotros. Somos dioses en un embrión…”—The Teachings of Ezra Taft Benson (Enseñanzas del profeta Ezra Taft Benson), (13vo Profeta Mormón) 1988, p. 21 (Traducido del inglés).

    “Debido a que somos hijos espirituales de nuestros Padres Celestiales, hemos heredado el potencial de desarrollar las cualidades divinas que ellos poseen. … Al no poder progresar más en el cielo, nuestro Padre Celestial convocó un Gran Concilio con el fin de presentarnos un plan para nuestro progreso (véase Enseñanzas del Profeta José Smith, pp. 433, 453). En él aprendimos que si seguíamos ese plan podríamos llegar a ser como Dios; tendríamos un cuerpo resucitado y plenitud de poder en los cielos y en la tierra; seríamos semejantes a nuestros Padres Celestiales y tendríamos hijos espirituales tal como ellos (ver D. y C. 132:19–20).” —Principios del Evangelio, pp. 11, 14.

    “Y además… si un hombre se casa con una mujerpor el nuevo y sempiterno convenio, y les es sellado por el Santo Espíritu de la promesa, por conducto del que es ungido, a quien he otorgado este poder y las llaves de este sacerdocio… y los ángeles y los dioses que estén allí les dejarán pasar a su exaltación y gloria en todas las cosas… y esta gloria será una plenitud y continuación de las simientes por siempre jamás. Entonces serán diosesEntonces serán dioses porque tendrán todo poder, y los ángeles estarán sujetos a ellos.”— Doctrina y Convenios 132:19-20

Mientras que el principio fundamental del Evangelio mormón es la creencia de que los seres humanos tienen la posibilidad de llegar a ser dioses, el verdadero Dios de la Biblia claramente establece:

ISAÍAS 44:6, 8: “Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. … hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.”

ISAÍAS 43:10: “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová… para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.”

ISAÍAS 46:9: “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí.”

El mormonismo y la poligamia futura

  • Los mormones siguen creyendo que la práctica de la poligamia fue ordenada por Dios y que se practicará en el Cielo. Mientras que Mormon.org admite que los mormones creen que Dios mandó a Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David y Salomón, y a los antiguos líderes del mormonismo a practicar la Poligamia aquí en la tierra hasta 1890 (Doctrina y Convenios 132:1, 4), no menciona que el mormonismo continúa enseñando que la poligamia se practicará en el Cielo. Por ejemplo, José Fielding Smith, quien llegó a ser el 10mo Profeta de la iglesia mormona, se volvió a casar dos veces después de la muerte de su primera esposa Louise Shurtliff. En la página 63 del segundo tomo de sus libros Doctrinas de salvación, él proclamó: “…mis esposas serán mí[a]s en la eternidad.” Y el Apóstol mormón Dallin H. Oaks se encuentra actualmente “sellado” a dos esposas, una de las cuales ya falleció. Él no ha dejado de estar “sellado” a su primera esposa porque el mormonismo aún enseña que él podrá estar casado con ambas en el cielo. El Apóstol mormón Charles W. Penrose explicó:

    “En el caso de un hombre que se casa con una mujer por el convenio sempiterno, y esta muere, mientras él continúa en la carne y se casa con otra mujer por la misma ley divina, cada esposa vendrá en su orden y entrará con él en su gloria”—“Mormon” Doctrine Plain and Simple, or Leaves from the Tree of Life (Doctrina mormona clara y sencilla, u hojas del árbol de la vida), Charles W. Penrose, 1897, p.66 (Traducido del inglés)

El mormonismo no tan sólo enseña que la poligamia será practicada en el Cielo sino que los líderes mormones han enseñado que la poligamia se practicará nuevamente en la tierra durante el futuro reinado milenial de Cristo. El Apóstol mormón Bruce R. McConkie afirmó:

“…el matrimonio plural se enseñó y practicó libremente hasta 1890… Obviamente la santa práctica comenzará otra vez después de la Segunda Venida del Hijo del Hombre y cuando comience el Milenio.” —Doctrina mormona, 1966, 1986 ed., p. 578

Mientras que los mormones creen que los líderes mormones antiguos fueron ordenados por Dios para practicar la poligamia, muchos mormones creen de manera errónea que sus líderes únicamente se casaron con jóvenes vírgenes debido a una dotación limitada de hombres y que se casaron con viudas mayores cuyos esposos ya habían muerto. Aunque ese fue el caso de algunos de sus líderes, la historia documenta que José Smith, el fundador del mormonismo, ¡se casó con 33 esposas además de su primera esposa Emma, 10 de las cuales eran adolescentes y 11 de ellas fueron tomadas a espaldas de sus esposos que aún estaban vivos! ¿Están las Escrituras de acuerdo con esta práctica? La mayoría de los mormones estarán de acuerdo en que las Escrituras condenan el adulterio, ¡pero olvidan que la Biblia y el Libro de Mormón también condenan la práctica de la poligamia calificándola como “abominable” ante los ojos de Dios!

“He aquí, David y Salomón en verdad tuvieron muchas esposas y concubinas, cosa que para mí fue abominable, dice el Señor… Por tanto, hermanos míos, oídme y escuchad la palabra del Señor: Pues entre vosotros ningún hombre tendrá sino una esposa; y concubina no tendrá ninguna; porque yo, el Señor Dios, me deleito en la castidad de las mujeres. Y las fornicaciones son una abominación para mí; así dice el Señor de los Ejércitos.” —Jacob 2:24, 27-28 Libro de Mormón

“Y aconteció que el pueblo de Nefi, bajo el reinado del segundo rey, empezó a ser duro de corazón y a entregarse un tanto a prácticas inicuas, deseando tener muchas esposas y concubinas, a semejanza de David en la antigüedad, y también Salomón, su hijo.”—Jacob 1:15, Libro de Mormón

“Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola muje…”—1 Timoteo 3:2

“…establecieses ancianos en cada ciudad… el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer…”—Tito 1:5-6

 

 

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés