Jesucristo

Mormon Jesus Christ at Temple Square in Salt Lake City

.:JESUCRISTO – NUESTRO SALVADOR

Mormon.org afirma:

“El primer principio del evangelio es la fe en el Señor Jesucristo. Tener fe en Cristo… significa creer que Él es el Hijo de Dios y que sufrió por tus pecados, aflicciones y enfermedades. Cuando tienes fe en Cristo, aceptas y aplicas su Expiación y sus enseñanzas… Tener fe ocasionará que trates, tanto como puedas, de aprender acerca de tu Salvador y de llegar a ser más como ÉlPor medio del arrepentimiento, el segundo principio del evangelio, cambias tus pensamientos, deseos, hábitos, y acciones que no estén en armonía con las enseñanzas de Dios… Para arrepentirteDejas de pecar y te esfuerzas para nunca más cometer pecados…” (Traducido del inglés)

LO QUE MORMON.ORG NO TE DICE ACERCA DE JESUCRISTO:

Jesús, el Hijo de Dios, es eterno, no fue procreado.

  • Los mormones no creen que Jesús es el Hijo de Dios del mismo modo en que los cristianos creen que Jesús es el Hijo de Dios. Mientras que los cristianos creen la enseñanza Bíblica de que Jesús es llamado el Hijo de Dios porque posee la naturaleza completa del Dios eterno (Juan 5:18; Colosenses 2:9) y que siempre ha existido siendo, “sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida…” (Hebreos 7:3), los mormones NO creen que Jesús siempre haya existido. En lugar de esto, ellos enseñan que la forma “espiritual” de Jesús fue concebida a través de un acto de procreación entre Dios (el Padre Celestial) y su esposa (la Madre Celestial) en un mundo preexistente. La Enciclopedia del mormonismo, explica:

    Jesús, sin embargo, es el primogénito entre todos los hijos de Dios—el primogénito en el espíritu, y el unigénito en la carne. Él es nuestro hermano mayor, y nosotros, como él, somos a la imagen de Dios. Todos los hombres y mujeres son a la semejanza del Padre y la Madre universales, y son literalmente hijos e hijas de la Deidad.” — Encyclopedia of Mormonism (Enciclopedia del mormonismo), vol. 4, 1992, p. 1667 (Traducido del inglés)

El Jesús de la Biblia no es hermano de Lucifer.

  • Ya que la iglesia mormona enseña que el espíritu de Jesús nació en el Cielo, ellos también creen que Jesús y Lucifer son hermanos espirituales. El manual, Principios del Evangelio y la publicación de la iglesia mormona Ensign (La insignia), , explican:

    “Necesitábamos un Salvador que pagase por nuestros pecados y nos enseñase la forma de regresar a nuestro Padre Celestial. El Padre dijo: “… ¿A quién enviaré?” (Abraham 3:27). Dos de nuestros hermanos se ofrecieron a hacerlo; nuestro Hermano Mayor, Jesucristo, quien entonces se llamaba Jehová, dijo: “…Heme aquí; envíame” (Abraham 3:27)… Satanás, quien se llamaba Lucifer, también dijo: “…Heme aquí, envíame a mí. Seré tu hijo y redimiré a todo el género humano…” –Principios del Evangelio, pp. 17-18

    “Según la consideración inicial, la doctrina de que Lucifer y nuestro Señor Jesucristo son hermanos puede parecer sorprendente para algunos, especialmente para aquellos poco familiarizados con las revelaciones de los últimos días. Pero tanto las Escrituras como los profetas afirman que Jesucristo y Lucifer, en efecto, son hijos de nuestro Padre Celestial y por lo tanto, hermanos espirituales… Como el Primogénito del Padre, Jesús era el hermano mayor de Lucifer.”— ‘I Have a Question,’ Ensign (‘Tengo una Pregunta,’ La insignia), junio 1986, pp. 25–26 (Traducido del inglés)

Esta creencia de que Jesús y Lucifer son hermanos es opuesta a lo que los verdaderos cristianos creen ya que la Biblia dice que Jesús creó “todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles.” (Colosenses 1:16). Esto debe incluir a Lucifer al igual que a todos los demás ángeles de Dios y la humanidad. ¡Por lo tanto, no es posible que Jesús y Lucifer sean hermanos espirituales!

La sangre del Jesús del mormonismo no es suficiente para cubrir todos los pecados.

  • La iglesia mormona no enseña que Jesús haya sufrido por “todos” nuestros pecados, sino que sufrió sólo por aquellos pecados que su sangre tuviera el poder para perdonar. El Profeta José Smith y el Apóstol José Fielding Smith (quien llegó a ser el 10mo Profeta mormón) explicaron:

    “Mas el hombre puede cometer ciertos pecados graves… que lo colocarán más allá del alcance de la sangre expiatoria de Cristo. Si entonces desea ser salvo deberá hacer el sacrificio de su propia vida para expiar—hasta donde su poder lo permita—por ese pecado, pues la sola sangre de Cristo bajo ciertas circunstancias, no alcanzará para redimirlo. …José Smith enseñó que había ciertos pecados sumamente graves que el hombre podía cometer, y que los mismos colocarían a los transgresores más allá del poder de la expiación de Cristo. Si estas ofensas son cometidas, entonces la sangre de Cristo no los limpiará de sus pecados aún cuando se arrepientan. Por lo tanto, su única esperanza estriba en que su sangre sea derramada para expiar sus pecados, tanto como sea posible, por su bien.” —José Fielding Smith, Doctrinas de salvación, Tomo 1, pp. 128-130

El Jesús del mormonismo exige que uno haga “todo lo que pueda.”

  • Mormon.org afirma que para tener “fe” en Cristo debes “tratar,” tanto como puedas, de aprender acerca de tu Salvador y llegar a ser más como Él. Sin embargo, Mormon.org no advierte a uno que según el mormonismo, no es suficiente tan sólo “tratar tanto como uno pueda” para ser “semejante” al Salvador. Debes “hacer todo lo que puedas,” y “absteneos de TODA impiedad” ANTES de que puedas recibir la “gracia” de Cristo para la salvación. Considere las siguientes afirmaciones del Libro de Mormón:
    • 2 NEFI 25:23: “Porque nosotros trabajamos diligentemente para escribir, a fin de persuadir a nuestros hijos, así como a nuestros hermanos, a creer en Cristo y a reconciliarse con Dios; pues sabemos que es por la gracia por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos.”
      • ¿Te puedes imaginar el tipo de presión que este pasaje del Libro de Mormón ejerce sobre los mormones? Considera estas preguntas: ¿Has hecho “todo” lo que puedes? ¿Hay algo que se te ocurra que no has hecho, que “podrías hacer” por tu salvación? ¿Hasta qué punto habrás hecho lo suficiente?
    • MORONI 10:32: “Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad, y si os abstenéis de toda impiedad, y amáis a Dios con toda vuestra alma, mente y fuerza, entonces su gracia os es suficiente, para que por su gracia seáis perfectos en Cristo; y si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo, de ningún modo podréis negar el poder de Dios. ”
      • La pequeñas palabras “sí” y “entonces” hacen toda la diferencia en este pasaje del Libro de Mormón. Está claro que “si” no te abstienes “de TODA impiedad,” “entonces” la “gracia” de Jesús es insuficiente para ti. Mormones, ¿ustedes se han abstenido de TODA impiedad? ¿Hasta qué punto están ustedes seguros de que se han abstenido de “toda” impiedad y que nunca volverán a pecar?

 

Dadas estas afirmaciones y otras como estas que se encuentran en las Escrituras mormonas, no es de sorprenderse que el Apóstol mormón Spencer W. Kimball (quien llegó a ser el 12vo Profeta del mormonismo) y el profeta José Smith afirmaron:

“Hay una prueba decisiva del arrepentimiento, a saber, el abandono del pecado. …El poder salvador no se extiende a aquel que meramente quiere cambiar su vida. …Tampoco es completo el arrepentimiento cuando uno meramente intenta abandonar el pecado“Intentar” es débil. “Hacer lo mejor que yo pueda” carece de fuerza. Siempre debemos actuar mejor de lo que podemos…” —El milagro del perdón, pp. 161-163

“El arrepentimiento es algo que no se puede tratar livianamente día tras día. Pecar diariamente y arrepentirse diariamente no es agradable a la vista de Dios.” —Enseñanzas del Profeta José Smith, p. 176

El Jesús del mormonismo no puede salvarte “en tus pecados.”

  • Con respecto al arrepentimiento, Mormon.org afirma que uno debe “Dejar de pecar y esforzarse por no volver a cometer pecado nunca más.” Esta afirmación, “dejar de pecar,” es la verdadera definición mormona del “arrepentimiento.” Sin embargo, Mormon.org no explica que según el mormonismo, los que “reciben perdón por un pecado” y “vuelven a reincidir en él” serán “responsables por los pecados cometidos anteriormente” (Principios de Evangelio, p. 253) y el Jesús mormón “no puede salvarlos en sus pecados” (Alma 11:37). Presta atención a las siguientes afirmaciones que se tomaron de la Escritura mormona, Doctrina y Convenios y del Libro de Mormón:
    • D&C 82:7: “Y ahora, yo, el Señor, en verdad os digo que no os imputaré ningún pecado; id y no pequéis más; pero los pecados anteriores volverán al alma que peque, dice el Señor vuestro Dios.”
    • D&C 58:43: “Por esto sabréis si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará.”
    • ALMA 11:37: “Y te vuelvo a decir que no puede salvarlos en sus pecados; porque yo no puedo negar su palabra, y él ha dicho que ninguna cosa impura puede heredar el reino del cielo; por tanto, ¿cómo podéis ser salvos a menos que heredéis el reino de los cielos? Así que no podéis ser salvos en vuestros pecados.”

Lejos del Jesús del mormonismo quien es:

  • Un ser procreado, “hermano espiritual” de Lucifer y de toda la humanidad,
  • Cuya sangre no puede limpiar “todo” pecado,
  • Cuya “gracia” es insuficiente para cubrir a aquel que no se haya abstenido de “toda impiedad,”
  • Alguien que exige el “abandono” completo del pecado antes de conceder su perdón,
  • Y quien no es capaz de “salvar” a alguien que se encuentre “en sus pecados,”

El Jesús de la Biblia es:

  • Dios eterno (Juan 1:1; Juan 5:18; Colosenses 2:9; Isaías 9:6; Hebreos 7:3),
  • El que creó a Lucifer y a toda la humanidad, (Colosenses 1:16; Juan 1:3),
  • Aquel cuya sangre nos limpia de “toda maldad” (1 Juan 1:9),
  • Aquel cuya “gracia” es completamente suficiente para cubrir al pecador impío e indigno (Efesios 2:8-9; Romanos 11:6; 4:4-5; 5:8),
  • Aquel cuyo perdón cubre el pecado inmediatamente después de la confesión (1 Juan 1:9),
  • Y aquel que es capaz de salvarte en sus pecados, al alejarlos de ti, “Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:12).

¡Por qué no poner hoy tu confianza en el verdadero Jesús de la Biblia! SÓLO Él es el único que puede salvarte.

  • ISAÍAS 45:21-22: “…Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí. Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.”

 

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés