Preguntas para los mormones acerca del evangelio imposibledel mormonismo

Sharing the true Gospel in love

PREGUNTAS PARA LOS MORMONES ACERCA DEL EVANGELIO IMPOSIBLE DEL MORMONISMO — Una Presentación Versículo por Versículo de las Escrituras SUD

mountain-pathLos cristianos que creen que la fe en Cristo por si sola es suficiente para tener salvación, con frecuencia se frustran cuando citan a un mormón el versículo Efesios 2:8-9 (“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” **) ), sólo para descubrir que él está de acuerdo en que la “salvación general” (resurrección a la vida eterna) es un regalo gratuito ofrecido a todos sin necesidad de obras. Los mormones podrán preguntarse: “¿Existe mucha diferencia entre el Evangelio mormón y el Evangelio cristiano?” Mientras que los mormones creen que la fe en Cristo otorga el primer nivel de salvación (i.e., la resurrección), a la vez piensan que se requieren las buenas obras (como el matrimonio por la eternidad en un Templo mormón) para obtener el nivel más alto en el Cielo.  Al citar Santiago 2:20: “…la fe sin obras es muerta,” y otros pasajes que hablan acerca de las recompensas otorgadas en el cielo, muchos mormones sienten que el Evangelio cristiano es “demasiado fácil.” Ellos creen que aunque los cristianos tienen “un poco de la verdad,” la religión mormona es la única que contiene la plenitud del Evangelio eterno.

sunset¿Es el Evangelio cristiano demasiado sencillo? ¿Es la fe en Cristo lo único que importa, o hay que realizar obras justas para obtener una posición más alta en el Cielo? ¿Cuál es el Plan del Evangelio mormón? ¿Puede la humanidad ser exaltada al nivel más alto del Cielo a través de la obediencia a sus exigencias? Tú serás el juez cuando examinemos el Evangelio Imposible del mormonismo, utilizando únicamente los libros de Escrituras aceptados oficialmente por el mormonismo (El Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Biblia Reina-Valera 1960):

TRUE FREEDOM

1.)  2 NEFI 25:23: “Porque nosotros trabajamos diligentemente para escribir, a fin de persuadir a nuestros hijos, así como a nuestros hermanos, a creer en Cristo y a reconciliarse con Dios; pues sabemos que es por la gracia por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos.”

  • ¿Has hecho “todo” lo posible por la salvación? ¿No se te ocurre algo más que aún no has hecho  para lograr la salvación? ¿Hasta qué punto has hecho lo suficiente como para estar seguro de que serás salvo?

2.)  ALMA 5:27-31: ““¿Habéis caminado, conservándoos irreprensibles delante de Dios? Si os tocase morir en este momento, ¿podríais decir, dentro de vosotros, que habéis sido suficientemente humildes? ¿Que vuestros vestidos han sido lavados y blanqueados mediante la sangre de Cristo, que vendrá para redimir a su pueblo de sus pecados? He aquí, ¿os halláis despojados del orgullo? Si no, yo os digo que no estáis preparados para comparecer ante Dios. He aquí, debéis disponeros prontamente; porque el reino de los cielos pronto se acerca, y el que no esté preparado no tendrá vida eterna. He aquí, digo: ¿Hay entre vosotros quien no esté despojado de la envidia? Os digo que éste no está preparado; y quisiera que se preparase pronto, porque la hora está cerca, y no sabe cuándo llegará el momento; porque tal persona no se halla sin culpa. Y además, os digo: ¿Hay entre vosotros quien se burle de su hermano, o que acumule persecuciones sobre él? ¡Ay de tal persona, porque no está preparada; y el tiempo está cerca en que debe arrepentirse, o no puede ser salva!”

  • ¿Has caminado irreprensiblemente ante Dios? ¿Has sido lo suficientemente humilde, despojado de orgullo y de envidia? ¿Sería honesto admitir que no has hecho “todo” lo posible para obtener la salvación y que “no estás preparado para comparecer ante Dios”? Si te mueres esta noche, ¿tendrías “vida eterna”?
    • Nota: El intentar no es suficiente. O estás “preparado para comparecer ante Dios” o no lo estás. O estás “despojado” de envidia y de orgullo, te has arrepentido de todos tus pecados y por lo tanto te encuentras caminando de manera “irreprensible ante Dios” (sin pecado), o no eres irreprensible. No hay término medio. Spencer W. Kimball (antiguo Apóstol mormón y 12vo Profeta de la iglesia mormona) lo explicó de la siguiente manera: “Hay una prueba decisiva del arrepentimiento, a saber, el abandono del pecado… El poder salvador no se extiende a aquel que meramente quiere cambiar su vida….Tampoco es completo el arrepentimiento cuando uno meramente intenta abandonar el pecado ‘Intentar’ es débil. Hacer ‘Lo mejor que yo pueda’ carece de fuerza. Siempre debemos actuar mejor de lo que podamos….” — El milagro del perdón, pp. 161-163 (sólo en inglés)

3.)  MORONI 10:32: “Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad, y si os abstenéis de toda impiedad, y amáis a Dios con toda vuestra alma, mente y fuerza, entonces su gracia os es suficiente, para que por su gracia seáis perfectos en Cristo; y si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo, de ningún modo podréis negar el poder de Dios.”

  • ¿Te has abstenido de “toda impiedad”? Ya que la gracia de Jesús no es suficiente para ti hasta que hayas quitado “toda impiedad” de tu vida, ¿cómo puedes ser “perfecto en Cristo”? ¿Cómo puedes recibir su “gracia” para la salvación, si no has dejado de pecar y no estás caminando de manera “irreprensible ante Dios,” ni estás siendo lo suficientemente humilde, despojado de orgullo y envidia? ¿Puedes decir honestamente que has hecho “todo” lo posible para lograr la salvación?

4.)  1 NEFI 3:7: “…porque sé que él nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles la vía para que cumplan lo que les ha mandado.”

  • ¿Crees que Dios te ha dado algún mandamiento que no puedas guardar? ¿Has guardado TODOS los mandamientos? ¿Y qué hay de los 10 Mandamientos mencionados en Éxodo 20?

 

  1. No tendrás dioses ajenos delante del único y verdadero Dios.
  • Servir y adorar a Dios, ¿es tu primer pensamiento cada día? ¿Pones a Dios en primer lugar, leyendo las Escrituras y orando cada día?
  1. No harás imágenes.
  • ¿Amas a Dios más que a cualquier otra persona o cosa en tu vida?
  1. No tomarás el nombre de Dios en vano.
  • ¿Has utilizado alguna vez el nombre de Dios como una mala palabra?
  1. Santifica el Día de Reposo.
  • ¿Alguna vez has salido de compras o has trabajado durante un día de reposo de Dios?

  1. Honra a tu padre y a tu madre.
  • ¿Alguna vez le has faltado al respeto, en palabras o en hechos, a tus padres?
  1. No matarás.
  • Jesús dijo que si uno se enoja con su hermano sin razón, o lo llama “necio,” ha cometido homicidio en el corazón (Mateo 5:21-22). ¿Has estado alguna vez enojado de manera injustificada con tu hermano, o lo has insultado al burlarte de él?
  1. No cometerás adulterio.
  • Jesús dijo que si uno mira con deseo a una mujer, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón (Mateo 5:27-28). ¿Has mirado alguna vez con deseo?
  1. No hurtarás.
  • ¿Has hecho trampa alguna vez en un examen o has tomado algo que no te pertenecía?
  1. No hablarás falso testimonio.
  • ¿Has mentido alguna vez? Apocalipsis 21:8 nos advierte: “…todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”
  1. No codiciarás.
  • ¿Has deseado alguna vez algo que le perteneciera a otro o te has sentido celoso de algún privilegio o premio que otra persona haya recibido?

5.)  DOCTRINA Y CONVENIOS 25:15: Guarda mis mandamientos continuamente, y recibirás una corona de justicia. Y si no haces esto, no podrás venir a donde yo estoy.”

  • ¿Guardas los mandamientos de Dios “continuamente”? ¿Qué parte de la palabra “continuamente” te permite un acto ocasional de desobediencia a los mandamientos de Dios? Si    1 Nefi 3:7 dice la verdad en el sentido de que Dios no dará un mandamiento que no pueda ser guardado, ¿por qué no guardas los mandamientos “continuamente”?

6.)  ALMA 45:16: “…porque el Señor no puede considerar el pecado con el más mínimo grado de tolerancia.”

7.)  DOCTRINA Y CONVENIOS 1:31-32: “Porque yo, el Señor, no puedo considerar el pecado con el más mínimo grado de tolerancia. No obstante, el que se arrepienta y cumpla los mandamientos del Señor será perdonado.”

  • Ya que el Señor no puede considerar el pecado con el “más mínimo grado de tolerancia,” ¿qué has hecho para erradicar el pecado en tu vida? Si no te has arrepentido por completo al ponerle fin al pecado y guardar “continuamente” los mandamientos de Dios, ¿cómo puedes afirmar haber sido perdonado por Dios?

8.)  ALMA 34:32: “Porque he aquí, esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios; sí, el día de esta vida es el día en que el hombre debe ejecutar su obra.”

  • Ya que “esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios,” ¿cómo puedes afirmar que tendrás tiempo después de la muerte para erradicar el pecado en tu vida?

9.)  DOCTRINA Y CONVENIOS 58:43: “Por esto sabréis si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará.”

  • En las reuniones Sacramentales de cada semana, ¿renuevas tus convenios para guardar los mandamientos de Dios? Y ya que quebrantas los mandamientos de Dios continuamente, ¿esto no hace que seas un infractor impenitente del convenio? Después de todo, si verdaderamente te arrepentiste la primera vez al renunciar a tus pecados, no necesitarías arrepentirte continuamente una y otra vez, ¿cierto?

     

    • Nota: José Smith dijo: “El arrepentimiento es algo que no se puede tratar livianamente día tras día. Pecar diariamente y arrepentirse diariamente no es agradable a la vista de Dios.” —Enseñanzas del Profeta José Smith, p. 176

10.)  DOCTRINA Y CONVENIOS 82:7: “Y ahora, yo, el Señor, en verdad os digo que no os imputaré ningún pecado; id y no pequéis más; pero los pecados anteriores volverán al alma que peque, dice el Señor vuestro Dios.”

  • ¿Alguna vez has vuelto a cometer un pecado después de haber pedido perdón por este? ¿Qué es lo que tus Escrituras dicen que sucede con el alma que peca continuamente? ¿Cómo puedes ser perdonado si tienes que dar cuentas de tus pecados anteriores? Ya que no has dejado de pecar, ¿sería justo afirmar que has “demorado” el día de tu arrepentimiento?

11.)  ALMA 34:33-35: “Y como os dije antes, ya que habéis tenido tantos testimonios, os ruego, por tanto, que no demoréis el día de vuestro arrepentimiento hasta el fin; porque después de este día de vida, que se nos da para prepararnos para la eternidad, he aquí que si no mejoramos nuestro tiempo durante esta vida, entonces viene la noche de tinieblas en la cual no se puede hacer obra alguna. No podréis decir, cuando os halléis ante esa terrible crisis: Me arrepentiré, me volveré a mi Dios. No, no podréis decir esto; porque el mismo espíritu que posea vuestros cuerpos al salir de esta vida, ese mismo espíritu tendrá poder para poseer vuestro cuerpo en aquel mundo eterno. Porque si habéis demorado el día de vuestro arrepentimiento, aun hasta la muerte, he aquí, os habéis sujetado al espíritu del diablo y él os sella como cosa suya; por tanto, se ha retirado de vosotros el Espíritu del Señor y no tiene cabida en vosotros, y el diablo tiene todo poder sobre vosotros; y éste es el estado final del malvado.”

  • ¿Qué es lo que esta Escritura del Libro de Mormón dice que sucede con la persona que “demora” el día de su arrepentimiento hasta la muerte? Ya que “el mismo espíritu que posea vuestros cuerpos al salir de esta vida… tendrá poder para poseer vuestro cuerpo en aquel mundo eterno,” ¿cómo puedes arrepentirte (i.e., dejar de pecar) y ser perdonado después de haber muerto? Si después de la muerte uno está “sujetado al espíritu del diablo y él os sella como cosa suya,” ¿puedes ver por qué Alma 11:37 dice que el Jesús del mormonismo “no puede salvarte” en tus pecados?

12.)  ALMA 11:37: “Y te vuelvo a decir que no puede salvarlos en sus pecados; porque yo no puedo negar su palabra, y él ha dicho que ninguna cosa impura puede heredar el reino del cielo; por tanto, ¿cómo podéis ser salvos a menos que heredéis el reino de los cielos? Así que no podéis ser salvos en vuestros pecados.”

  • Ya que “no podéis ser salvos en vuestros pecados,” y ya admitiste que no te has arrepentido de TODOS tus pecados por cuanto no has dejado de violar los mandamientos, ¿cómo puede salvarte el Jesús del mormonismo? Si el mormonismo no puede prometerte el perdón, ¿qué es lo que me puede ofrecer esta iglesia?

NOTA: Si eres un Santo de los Últimos Días, estoy seguro que tomas el pecado muy en serio, pero a estas alturas puede que te estés sintiendo completamente abrumado por la imposibilidad de hallar salvación dentro del Evangelio mormón. Puede que te sientas tentado a justificar toda la evidencia presentada aquí diciendo, “Esta es simplemente su interpretación de estos versículos.” Si estás pensando de esta manera, debes reconocer que ya no estás respaldando a los líderes de tu iglesia. Por lo tanto, ¡debes arrepentirte! Porque todos ellos han afirmado que una persona debe abandonar el pecado antes de que pueda ser perdonada. Considera las siguientes citas tomadas de líderes y publicaciones oficiales de la iglesia mormona:

“A quienes reciben perdón por un pecado, y vuelven a reincidir en él, se les considerará responsables por los pecados cometidos anteriormente.” — Principios del Evangelio, 1878, 1994, 2000, p. 253

“Hay una prueba decisiva del arrepentimiento, a saber, el abandono del pecado… El poder salvador no se extiende a aquel que meramente quiere cambiar su vida….Tampoco es completo el arrepentimiento cuando uno meramente intentaabandonar el pecado… ‘Intentar’ es débil. Hacer ‘Lo mejor que yo pueda’ carece de fuerza. Siempre debemos actuar mejor de lo que podamosLa discontinuación del pecado debe ser permanente….es que el transgresor anterior debe haber llegado al ‘punto irreversible’ en cuanto al pecado, en el cual se incorpora no meramente una renunciación, sino también un profundo aborrecimiento del pecado, en el que el pecado se convierte para él en lo más desagradable, y el deseo o impulso de pecar sale de su vida.” — El milagro del perdón, 1969, Spencer W. Kimball, pp. 161-163, 174, 363

“Debido a la Expiación de Jesucristo, podemos recibir el perdón de nuestros pecados por medio de un arrepentimiento sincero y completo. …El abandono del pecado. Aún cuando la confesión es un elemento esencial para el arrepentimiento, no es suficiente. El Señor ha dicho, ‘Por esto sabréis si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará.’ (DyC 58:43). Mantenga una resolución rígida y permanente de que nunca más repetirá la transgresión. Mientras guarde este compromiso, nunca más experimentará el dolor de aquel pecado.” True to the Faith – A Gospel Reference (Verdadero a la fe – Una referencia al Evangelio), 2004, pp. 70, 134-135 (Traducido del inglés).

13.)  ROMANOS 11:6: “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.”

  • ¿Jesús es suficiente o es sólo un paso necesario para la salvación? Si Jesús es suficiente, ¿por qué necesitaríamos añadir obras a su gracia salvadora? ¿Puedes ver cómo el creer que debemos “hacer todo lo posible” para la salvación es como deshonrar a Dios porque estaríamos diciendo que su “regalo” (Romanos 6:23; Efesios 2:8-9), la obra de Jesucristo, es “insuficiente” para salvarnos perpetuamente (Hebreos 7:25)?

14.)  SANTIAGO 2:10: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.”

  • Ya que no podemos guardar “toda la ley,” ¿puedes ver por qué la salvación tiene que ser otorgada por medio de la gracia por si sola, sin las obras de la ley (Romanos 3:28; 4:4-5)? ¿Puedes ver por qué Dios no puede aceptar tus trapos de inmundicia de orgullo para merecer la gloria Celestial (Isaías 64:6; Filipenses 3:9; Efesios 2:9)?

15.)  SANTIAGO 2:17-18: “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.”

  • El contexto de Santiago 2 está contrastando la diferencia entre una fe muerta que no puede salvar y una fe viva que se muestra mediante las obras. Del mismo modo en que un árbol frutal se muestra vivo por sus frutos, así, la verdadera fe demostrará estar en efecto viva por los frutos de las obras cristianas (Juan 13:34-35). Estas obras ciertamente “muestran” que la verdadera fe viva que justifica a una persona está viva dentro del corazón. Los tesoros entregados en el Cielo no se hacen para merecer un nivel más alto de vida eterna. Mas bien, estos tesoros se dan para arrojarlos a los pies de Jesús con gratitud y adoración, porque Él es el único que es realmente digno (Lucas 17:9-10; Apocalipsis 4:10-11).

Para mayor información, véase:

bullets ¿SALVO O NO SALVO? —HE ALLI EL DILEMA

==========

** Todas las Escrituras Bíblicas han sido tomadas de la Versión reina Valera 1960 de la Biblia, por ser la versión más aceptada entre los mormones.

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés