Archivo de la etiqueta: Mentir por el Señor

Los homicidios mormones – ¿Por qué el encubrimiento?

Rocky and Helen

LOS HOMICIDIOS MORMONES – ¿POR QUÉ EL ENCUBRIMIENTO? Rocky Hulse

Han transcurrido un poco más de 20 años desde que Mark Hofmann, el Misionero mormón de vuelta, mató a dos personas inocentes con bombas y obtuvo un arreglo entre la fiscalía y la defensa en lugar de ir a juicio. ¿Por qué un hombre trastornado que hace estallar bombas, con 26 delitos graves en su contra y con la sangre de dos personas inocentes sobre sus manos, no iría a juicio? Realmente es muy sencillo si alguna vez has vivido en Utah y comprendes el poder de la iglesia mormona sobre ese estado. El llevar a Mark Hofmann a juicio hubiera significado llamar a los Profetas y Apóstoles mormones al estrado para testificar. Estas Autoridades Generales de los mormones habían sido totalmente estafadas por él al comprar de él documentos falsificados de la antigua historia mormona, que costaron cientos de miles, si no es que millones, de dólares.

Seguir leyendo Los homicidios mormones – ¿Por qué el encubrimiento?

El testimonio de Lee B

lee .:TESTIMONIO de LEE B.

Link Los artículos de Lee

Como un antiguo Obispo mormón y miembro de la iglesia por más de 32 años, he llegado a conocer al Señor Jesucristo. Él colocó cinco años de pruebas espirituales y emocionales delante de mi y mi esposa, para que conociéramos mejor su gracia.

La acción más iluminante y gratificante que un miembro de la Fe mormona puede realizar es precisamente lo que a ellos se les ha dicho que hagan: “Estudia el Evangelio restaurado de Jesucristo y las enseñanzas de los Profetas de la Restauración”. Desde mi experiencia personal familiar, uno de los elementos más peligrosos de llegar a conocer que la iglesia mormona es falsa, y ciertamente el efecto a largo plazo más traicionero de este conocimiento, es el pensamiento de que, si yo estaba equivocado con respecto a la fe mormona, ¿es posible que también haya sido engañado por el cristianismo en sí? Conozco bien el temor desalentador y  deprimente de considerar que yo había sido engañado de una manera tan profunda, que quizás yo impulsé ese engaño por mi propio deseo de que fuera verdad. Seguir leyendo El testimonio de Lee B