Archivo de la etiqueta: Templos Mormones

Bob B – El Obispo Más Joven en Inglaterra

Bob's Book - The Youngest Bishop in EnglandBob B – El Obispo Más Joven en Inglaterra 

Me uní a la iglesia mormona en diciembre de 1964 a los 18 años de edad. A diferencia de muchos convertidos, yo estaba buscando a Dios desde un año antes de contactar a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (SUD) y les pedí a los misioneros que vinieran y me enseñaran. Yo era lo que ellos llaman “un contacto de oro” porque ya estaba leyendo la Biblia, pero ahora, era capaz de leer y estudiar las escrituras mormonas (El Libro de Mormón, La Perla de Gran Precio y Doctrina y Convenios).

Yo era extremadamente diligente y serio al servir en la iglesia SUD. Acepté varios “llamados” (trabajos no remunerados en la iglesia) y desde que asistí a una Rama de la Iglesia (más pequeña que un Barrio), tuve muchas oportunidades para enseñar y predicar. Junto al desarrollo de mi entendimiento de la fe mormona— esto es, el entendimiento que la iglesia deseaba permitirme tener a mí y a todos los otros miembros, también estaba comenzando a desarrollar una relación personal con Cristo y con Dios el Padre.
Seguir leyendo Bob B – El Obispo Más Joven en Inglaterra

El testimonio de Bonnie

bonnieBONNIE

Mi travesía en el mormonismo comenzó cuando yo era muy joven… Crecí en iglesias protestantes – Bautista, Metodista y Presbiteriana para ser específica. Aún cuando asistíamos a la iglesia todos los domingos, no recuerdo haber sido enseñada en la Palabra de Dios por nadie en ninguna. Tampoco estaba recibiendo enseñanza alguna en casa… De hecho, aunque mis padres eran asistentes acérrimos a la iglesia, no les recuerdo utilizando la Palabra de Dios para guiarme en nada. Como resultado, cuando llegué a mi último año en secundaria y comencé a sentir la necesidad de entender a Dios, no tenía ningún fundamento al cual recurrir. Cuando finalmente me encontré desesperada por respuestas, concerté citas con cinco pastores protestantes y un sacerdote católico con la esperanza de encontrar respuestas, pero ninguno de aquellos hombres abrió una Biblia en mi presencia ni dijo nada como, “Esto es lo que nos dice la Palabra de Dios.”

Por eso no es de sorprenderse que cuando acudí a algunos misioneros mormones y estos tuvieron respuestas rápidas y muy confiables (¡aunque sonaran un poco extrañas!) a mis interrogantes, utilizando la Biblia para responderme, ello me dejara intrigada. Seis meses después, me comprometí con un joven ex-misionero mormón y me deslicé con facilidad para unirme a su iglesia. Seguir leyendo El testimonio de Bonnie

El testimonio de Jennifer

jenniferJENNIFER

Desde muy tierna edad, me sentía como si fuera yo un error y no querida. Mis padres siempre andaban peleando entre ellos, ya fuera por la iglesia, por dinero o por el hábito de bebedor de mi papá. Cuando tenía tres años de edad me recuerdo yendo a la habitación de mis padres donde vi a papá golpear a mamá en una pelea. Esa noche mientras él estaba trabajando, ella empacó nuestras cosas y nos llevó donde un hombre, quien más adelante supe que era un líder en la iglesia mormona (un obispo). Vivimos con él y su familia por un poco de tiempo, hasta que mi mamá se dio por vencida e hizo caso al obispo, y regresamos a vivir con papá. Seguir leyendo El testimonio de Jennifer

El testimonio de La Vonne

lavonneLA VONNE – Mi viaje por el Mormonismo y, Finalmente, ¡la Libertad en Cristo! 

Resulta interesante cómo los patrones se repiten y, o te impulsan a una falsa religión, o te mantienen en esa falsa religión si sucediera que uno nació en ella. Las personas son criaturas de hábitos y con frecuencia repiten patrones de manera inconsciente sin analizar las decisiones que toman. Esto va en contra de las enseñanzas de Jesús, quien nos dice a través de Su Palabra, la Biblia, que investiguemos y probemos todas las cosas. Mientras leen acerca de mi viaje, vean los patrones que se repiten hasta que la verdad me hizo libre.

Mi travesía comenzó como una pequeña que fue criada por una madre que la amó pero que no sabía cómo demostrarlo. Ella no tenía a Dios en su vida y por eso no sabía cómo guiarme para seguir la voluntad de Dios en mi vida. Ella era muy controladora y con frecuencia tenía reglas que no tenían ningún sentido. Reglas tales como que no podías vestir pantalones vaqueros o comer ciertas comidas. Sus muchos matrimonios me hicieron sentir excluida y sin amor. Sus reglas ridículamente estrictas eventualmente me impulsaron a buscar una libertad fuera de su control a una edad temprana, cuando aún no estaba preparada. Seguir leyendo El testimonio de La Vonne

El testimonio de Brenda

brenda.:EL TESTIMONIO DE BRENDA

COMUNIÓN MORMONA

Yo tenía alrededor de los 20 años de edad, me dieron de baja en la Marina con honores, estaba felizmente casada y tuve a mi primera hija. Mi esposo y yo estábamos viviendo lejos de casa y pronto nos comenzamos a llevar bien con una pareja joven que vivía a un lado de nosotros. Supimos que eran mormones. Para aquel entonces, el único conocimiento que tenía de los mormones era el Show de Donnie y Marie Osmond, quienes tenían un programa semanal en la televisión en la década de los 70. Seguir leyendo El testimonio de Brenda

¿Cuáles son los convenios mormones?

bullets

¿CUÁLES SON LOS CONVENIOS MORMONES?

“¿Qué significa para los mormones la palabra ‘convenio’? Mi amigo mormón habla mucho acerca de guardar sus convenios en el mormonismo. No sé de qué habla y me gustaría saber cuales son estos convenios en la iglesia mormona. Me gustaría saber para qué son, entre quienes se establecen, y lo que cada individuo tiene que hacer en el convenio.” Seguir leyendo ¿Cuáles son los convenios mormones?

Después del mormonismo, ¿Qué?

confusedboy.:DESPUÉS DEL MORMONISMO, ¿QUÉ? ¿Qué hace un mormón cuando él o ella se libera del mormonismo?

Puede que te estés preguntando: “¿y ahora qué hago?” Por fin te libraste del “rebaño” del mormonismo, pero ahora te sientes desesperadamente perdido y sin dirección…

¿CÓMO LLEGASTE A ESTE PUNTO?

La Iglesia mormona te dijo cómo pensar, a dónde ir, qué hacer y cómo hacerlo. Tenías tu Manual de la Iglesia aprobado por la Presidencia de la misma para tu estudio y edificación espiritual. Conservaste tu fe con los Hermanos y líderes locales de la iglesia. Se te dijo que simplemente siguieras al Profeta y todo se haría seguro.

Llevabas contigo una tarjeta de membresía que te servía para ingresar al templo. Pasaste tus exámenes con el Obispo local, el Presidente de la Estaca, y con todos los demás que habían sido proclamados como autoridades sobre ti. Memorizaste todas las canciones desde la primaria, memorizaste unas cuantas Escrituras del Libro de Mormón, te vestías como todos los demás en la iglesia, hablabas como todos los demás, servías sin reservas como todos los demás. De hecho, eras un clon viviente de todos los demás en el mormonismo. Seguir leyendo Después del mormonismo, ¿Qué?