El testimonio de Daniel

daniel

.:EL TESTIMONIO DE DANIEL  V

Crecí en una facción del mormonismo llamada la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (también conocida como la Comunidad de Cristo o RLDS por sus siglas en inglés). Allí enseñaban una espiritualidad basada en “sentirse bien.” Cuando no pudieron responder a mis preguntas, renuncié del todo a las “religiones” y creí que nadie tenía respuestas. Pero Dios tenía otros planes. Por medio de Bob, un cristiano que tomaba su fe muy en serio, descubrí lo que era ser “salvo” y “nacer de nuevo.”

=======================

Crecí en una facción del mormonismo llamada la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días / Comunidad de Cristo o RLDS (por sus siglas en inglés). A los 14 años de edad fui bautizado como entrada a esta iglesia, pero en ese entonces no era salvo, porque el ser bautizado como entrada a una iglesia y ser “nacido de nuevo” no es lo mismo.

El mormonismo reorganizado se separó del mormonismo cuando Brigham Young llevó a los mormones a Utah después de la muerte del fundador del mormonismo, José Smith Jr. Este grupo se negó a seguir a Young y tomó al hijo de José Smith Jr. (José Smith III) para ser su líder. Hasta el año 1996, cuando falleció el último descendiente varón de José Smith Jr., ellos nunca habían dejado de tener a uno de sus descendientes sirviendo como presidente y profeta del grupo.

Aún cuando la religión mormona reorganizada reconoce a José Smith Jr. como su fundador, existen muchas diferencias que la distinguen de la iglesia mormona de Utah. Con respecto a las Escrituras, el mormonismo reorganizado acepta el Libro de Mormón como complemento de la Biblia, pero lo ven como un producto del siglo XIX. Sus Escrituras de Doctrina y convenios también varían de la versión mormona al quitar ciertas revelaciones con respecto al matrimonio eterno y la poligamia, y al incluir otras revelaciones de sus propios profetas. También rechazan la escritura mormona, La perla de gran precio y usan la versión de la Biblia de José Smith en lugar de la Versión King James (versión en inglés equivalente a la Reina Valera en español) que usan los mormones de Utah. A diferencia de la iglesia mormona que adoptó la poligamia en sus primeros años, los líderes del mormonismo reorganizado nunca practicaron la poligamia. Los mormones reorganizados no se casan por el tiempo y la eternidad, ni tampoco creen en el punto de vista mormón de que los hombres pueden convertirse en “dioses.” Y a pesar de que ellos creen en el bautismo para la salvación, no practican el bautismo para los muertos.

La iglesia mormona reorganizada es una iglesia para “sentirse bien” que evita temas como el infierno, la condenación y el pecado, intentando no ofender a la gente. Cuando alguien hace preguntas difíciles, o no tienen respuestas o las respuestas cambian con el viento de la opinión popular. Como yo no obtenía respuestas sólidas a mis preguntas, abandoné la iglesia a los 17 años pensando que la gente religiosa no tenía respuestas.

Vagué en el desierto espiritual por muchos años hasta que me mudé a Wyoming con mi futura esposa. Su padre, Bob, era un hombre de Dios. Al principio, pensé que encontraría lo mismo que ya había encontrado, pero Bob era diferente a cualquier persona que antes conocía. En lugar de permitir que sus puntos de vista espirituales cambiaran según las ideas de la comunidad científica, él se basaba en la Biblia y daba respuestas bíblicas claras a mis preguntas, incluso cuando iban en contra de la opinión popular.

Ahora, eso suena mal al principio, pero el tiempo ha probado que la Biblia es verídica, aún cuando al inicio los cristianos no podían explicar por qué sus enseñanzas no calzan con la opinión de los científicos. Al final los científicos llegan a la conclusión de que la Biblia estaba en lo correcto y ellos estaban equivocados. Dado que Dios escribió la Biblia, tiene sentido que esta siempre estuviera en lo correcto. Así que, cuando Bob y yo nos juntábamos, sus respuestas se sostenían con la Biblia y eso era todo, y las respuestas tenían sentido. Mientras que las respuestas razonables de Bob a mis preguntas hacían posible a la Biblia, no hacía que fuera realmente la Palabra de Dios para mí. Así que, comencé a investigar acerca de la Biblia al leer un libro titulado: No sé mucho acerca de la Biblia (Don’t Know Much About The Bible). Me podía identificar con este título, porque así estaba yo. Aún cuando había pasado mucha de mi juventud en la iglesia, no sabía lo que la Biblia decía.

Al mirar hacia atrás, puedo ver cómo he sido guiado por Dios de maneras sorprendentes.  No puedo recordar con exactitud de qué se trató el sermón aquel día, pero el pastor comenzó a hablar acerca de los cultos y esto activó algo en mí. Aún cuando tenía problemas con la iglesia mormona reorganizada, todavía me sentía muy sensible con respecto a ella y cuando el pastor dijo algo acerca de que los mormones eran un “culto,” estaba muy enojado. Sentí que esa era la cosa más ofensiva que jamás había oído.

Sin embargo, con paciencia, Bob me ayudó a tratar mis problemas con la iglesia. Juntos vimos una serie de videos llamados, “Ilustraciones de la Palabra” (Word Pictures) que demuestran de qué se trata el cristianismo. Una de las primeras cosas que aprendí por medio de Ilustraciones de la Palabra es la diferencia entre la verdad y la opinión que uno tiene acerca de la verdad. Busqué la definición de ambas palabras en el diccionario Webster y encontré que “Opinión” es simplemente, “una creencia no basada en la certeza o el conocimiento,” mientras que “Verdad” se define como “la cualidad o estado de ser verídico…de acuerdo con la realidad o los hechos…un estándar…un hecho establecido o verificado.” Por lo tanto, encontré que la verdad no cambia, sin importar lo que la gente opine de esta.

Conforme crecía, tenía la muy equivocada impresión de que Dios pasaría por alto mi pecado, pero eso simplemente no era cierto. Aprendí que la justicia será completada en su máximo grado porque Dios no puede permitir que el pecado quede sin castigo para siempre. Es por eso que Dios envió a Jesús a morir para pagar el castigo por nuestros pecados. Romanos 3:25-26 declara que, “[Jesús] a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.” Así que nuevamente vemos que la ley se cumplirá completamente. El pecado debe ser pagado. La única pregunta que permanece es, ¿quién está pagando tu deuda por tu pecado? ¿Tú o Jesús? Si eliges pagar tu deuda, lo harás por toda la eternidad porque eres incapaz de saldar la deuda por completo. De modo que, si tú eliges pagar la deuda por tu pecado, sufrirás tormento para siempre, como lo describe Apocalipsis 14:11, “y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos.”

Mientras veía esta serie de videos, no sabía lo que significaba el término “nacer de nuevo.” No recuerdo jamás haber escuchado eso mientras crecía, pero a través de los videos, tuve la convicción de que no era salvo y que terminaría yendo al infierno por la situación en la que me encontraba. Ahora, esto era algo muy difícil de admitir. Me di cuenta que todas las cosas que yo había estado haciendo para hacerme digno, no servían. Así que le pedí a Jesús que perdonara mis pecados y que viniera a mi vida para que la cambiara desde adentro hacia afuera. En ese momento, “nací de nuevo” y comencé una vida nueva según 2 Corintios 5:17-18.

En Juan 3:3, Jesús dice “que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” Entonces, ¿qué significa “nacer” dos veces? Jesús contesta esta pregunta diciendo que uno debe nacer de agua y del Espíritu (ver Juan 3:5-6). Todos sabemos lo que es el nacimiento “en agua” (físico, carnal) pero ¿cuál es el nacimiento espiritual? Para ser nacido del Espíritu, uno debe tener al Espíritu de Dios morando en él, ¿cierto? Entonces, ¿cómo obtenemos el Espíritu de Dios? Lucas 11:13 dice que “…vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan.” Así que, el primer paso es pedirle al Padre su Espíritu. Después, leemos en Juan 6:29 que la “obra” de Dios es “creer” en aquel que el Padre ha enviado, ¡ese es Jesús! Debemos “creer” que Dios envió a su Hijo Jesús para pagar el precio por nuestros pecados para que podamos ser perdonados. Los siguientes versículos enfatizan cómo no podemos ser salvos sin “fe” (creer o confiar) en lo que Jesús ha hecho por nosotros:

  • Romanos 3:22 – Por medio de la “fe” recibimos la justicia de Dios.
  • Lucas 7:50 – Una mujer fue salva por medio de su “fe” sencilla.
  • Lucas 5:20 – Los pecados fueron perdonados a través de la “fe.”
  • Juan 11:26 – La “fe” en Cristo desafía a la muerte espiritual y otorga la vida eterna.

Para resumir todo, hemos aprendido que necesitamos creer para recibir justicia. La fe en Cristo es lo único que nos salvará y nos dará el perdón, junto con el arrepentimiento, que simplemente significa apartarse del pecado. Finalmente, leemos la afirmación de Cristo en Juan 14:6: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Así que, apartados de Jesús, no podemos llegar al Padre para tener vida eterna.

Ahora, para aquellos que han nacido de nuevo, leemos esta promesa en Juan 14:17, “Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.”  Así que, si has nacido de nuevo, tienes el Espíritu Santo en ti y deberías poder saber que eres salvo y veras el Reino de Dios. Pero si no estas seguro acerca de esto, entonces sigue la advertencia en 2 Corintios 13:5, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?”

Déjame preguntarte, ¿has nacido de nuevo? ¿Recuerdas algún momento en tu vida cuando le pediste a Cristo que te quitara todos tus pecados? ¿Has invitado al Espíritu Santo a vivir dentro de ti para dirigirte y guiarte en todo lo que haces? ¿Hay un momento distintivo cuando te convertiste en una nueva criatura en Cristo y viste tu antigua vida pasar?

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.”—2 Corintios 5:17-18

Cuando le entregué mi vida a Cristo, comencé a leer la Biblia en vez de ver televisión y mi esposa comenzó a hacer preguntas para reestablecer su propia relación con el Señor. Juntos estamos aprendiendo a como vivir con Jesús en el centro de nuestras vidas. El predicador que había mencionado anteriormente, el que me había ofendido mucho, se ha convertido en una herramienta real en este proceso. Realmente hemos comenzado a disfrutar sus enseñanzas. Él es honesto, incluso cuando duele (y con el duele mucho). Él te dice la verdad por tu propio bien. Esto era lo que necesitaba superar, con lo cual había crecido. La teoría RSUD era no herir los sentimientos de nadie. Incluso si era necesario, ellos solamente no decían nada para corregir a nadie, y eso no está bien. Aprendí con Bob y con otros, cómo hacer estudios Bíblicos para encontrar respuestas para las preguntas que tenía. A través de la Gracia de nuestro Señor, mi esposa y yo hemos hecho esto una parte integral de nuestras vidas diarias.

Ahora que tengo un fundamento firme en mi fe, deseo alcanzar a otros que están en el mormonismo o la fe RSUD. También he hecho mi misión el ayudar a la gente que busca respuestas (como lo he hecho). Deseo no solamente responder preguntas que la gente tiene, sino también ayudarlos a aprender como encontrar respuestas por si mismos.

He visto que el fundamento del mormonismo no es estable. Esta construido sobre historias de José Smith, muchas de las cuales no han sido verificadas o que han sido probadas fraudulentas. Por ejemplo, el Libro de Mormón, el cual José Smith declaró que es la piedra fundamental de la fe SUD, afirma ser el registro de los antiguos habitantes de América, aun así, nada en la arqueología, geografía o muestras de ADN ha sido encontrado para solidificar ninguna de sus declaraciones con respecto al origen de los americanos nativos y donde se establecieron. El Libro de Abraham y las placas de Kinderhook que José tradujo han sido probados falsos, y muchos de los principios de la doctrina mormona están en contraste directo con las enseñanzas de la Biblia y deben ser analizados muy cuidadosamente.

Sabiendo lo que sé ahora, debo preguntarme, ¿José Smith inventó todo esto? O en realidad ¿él vio lo que él dijo que vio? Si es así, ¿de dónde obtuvo él las visiones? ¿Fue de “otro espíritu” del que se habla en 2 Corintios 11:4? Dado que la Biblia nos advierte en contra de los “espíritus” falsos (2 Cor 11:4 y 1 Tim 4:1), “apóstoles” falsos (2 Cor. 11:13) y “ángeles” que se manifiestan con un “evangelio” diferente (Gal. 1:8), ¿fue esta la fuente de las visiones de José Smith? ¿de hecho aceptó él a otro espíritu?

Gálatas 1:8 dice: “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.” Esta es una declaración fuerte y cuando yo he les preguntado esto a los mormones, la respuesta siempre ha sido que, este versículo condenaría al mormonismo si José Smith de hecho hubiera enseñado un “evangelio diferente.” Dado el hecho de que varios líderes SUD (como el Presidente Gordon B. Hinkley) admiten que el Jesús del mormonismo es un Jesús diferente del que es tradicionalmente adorado en el Cristianismo (Vea LDS Church News, June 20, 1998, p. 7, Noticias de la Iglesia SUD, 20 de junio, 1998, p.7), debemos admitir que si de hecho el Jesús Mormón es un Jesús diferente, entonces, seguramente hay un problema. No puede ser el mismo evangelio si tiene un Jesús diferente.

A pesar de lo que las religiones SUD y RSUD te digan, hay un infierno muy real del cual tu alma cuelga balanceándose. El infierno no es solo un periodo de tiempo, ¡sino que es para siempre! Así que tienes que estar muy seguro de que has aceptado la verdad y que has de hecho aceptado al Jesús REAL- el Camino, la Verdad y la Vida.

Hermanos y hermanas, sepan que este no es un camino fácil. Si, duele saber que te han mentido todo este tiempo, pero escucha esto: El dolor pasara con el tiempo. Es mejor arreglar tus creencias ahora antes de que sea demasiado tarde. Que Dios te bendiga riquísimamente por el tiempo que pasaste leyendo mi historia y espero que puedas encontrar el gozo que viene con la salvación que Dios ha planeado para ti.

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: InglésPortugués, PortugalTwi